LATEST NEWS

Prostitutas inmigrantes putas trabajando

prostitutas inmigrantes putas trabajando

Y en la calle la policía no te pregunta: Hasta el 90 por ciento de prostitutas alguna vez ha sido agredida por la policía, que recibe cada semana de ellas su bono para que las dejen trabajar en paz.

Mientras debaten sobre si somos remanente de la esclavitud o ciudadanas de derecho, nos tenemos las unas a las otras. No pasa desapercibido, sin embargo, que en este video a todas las putas se les llama esclavas. Aunque las haya, en un gran porcentaje, la respuesta es no.

Que haya víctimas de trata no hace menos legítimos los reclamos por derechos de las putas en activo. No, solo las que mantienen regímenes esclavistas. No reconocer sus derechos como trabajadoras es convertirlas en chivos expiatorios de los dilemas que plantea una institución como esa a la sociedad en su conjunto. Si bien hay consenso en que hay que cuestionar un sistema que nos cosifica a todxs, que nos condena a la explotación o a la autoexplotación, en lo que hay que seguir insistiendo es en la necesidad de que se reconozcan derechos laborales a las mujeres que ejercen y quieren ejercer la prostitución y se ofrezcan alternativas de trabajo a las mujeres que no.

Santino le respondió tranquilamente: A petición de Goazen Bilbao, el pleno del Ayuntamiento bilbaino del pasado enero evidenció las posturas contrapuestas de los diferentes partidos para abordar la prostitución, mostrando que los razonamientos abolicionistas planteados en la propuesta son irreconciliables con las de aquellos partidos que abogan por la legalización, como EH Bildu.

Mientras tanto, ajenas a la polémica, entre y mujeres ofrecen servicios sexuales en Bizkaia, donde su situación de vulnerabilidad ha aumentado al haber trasladado gran parte de la actividad a los pisos. Nadie conoce mejor la realidad de estas mujeres que Marian Arias, coordinadora de Askabide, asociación que lleva tres décadas trabajando para atender sus necesidades en Bilbao. Ahora ocurre lo contrario, hay mucha dispersión: También ha variado el perfil de las mujeres: Ese es el perfil mayoritario.

Sin embargo, a nivel social todos señalan a las nigerianas, que pueden ser unas 15 o Aunque es colombiana, llegó a Bilbao hace dos meses procedente de Galicia, donde residía desde hace 17 años. Es algo que posibilita Internet. Hay portales de todo, incluso para que los clientes compartan sus hazañas En ese sentido, Arias explica que ofrecen herramientas de autoprotección a las mujeres, como aplicaciones móviles. Zorrotzaurre pretende garantizar con puentes móviles que la ría sea navegable.

Mundakarras con sangre vikinga. Los niños, "a un brazo de distancia" en playas y piscinas. La Ertzaintza detiene a un hombre en Bilbao por estafas a personas mayores. Torrent suspende el pleno tras un conflicto con C's por un lazo amarillo.

Froome, exhibición de etapa y 'maglia rosa'.

Un dato resultaba muy significativo: Sólo la red que controlaba cuatro clubes en Almería movía entre y millones de pesetas al año. El propio informe destaca que la movilidad de estas mujeres, que llegan a trabajar en varios clubes a lo largo de un año, puede distorsionar algunas cifras.

La actuación de la Guardia civil ha permitido efectuar hasta 1. El fenómeno pone de manifiesto la existencia de redes dedicadas a traer mujeres del exterior para proveerlas de visados de turista, hacerlas entrar en España y luego distribuirlas entre los clubes. El movimiento económico que todo este negocio supone sigue siendo una incógnita, entre otras cosas porque falta una mayor actividad de la inspección tributaria, dado que casi todos los locales quedan camuflados estadísticamente en el sector de la hostelería o de la restauración.

La Guardia Civil sólo ha podido verificar estimaciones parciales de cuanto supone este negocio. Así, la principal operación llevada a cabo durante el año se efectuó en la provincia de Almería.

Varios años de investigación dieron como resultado la desarticulación de una red que controlaba cuatro de los principales locales de dicha provincia. Fue la denominada Operación Turquesa, que dio lugar a 11 detenciones.

La documentación obtenida por la Guardia Civil permitió hacer una estimación del negocio que movían estos cuatro clubes: Otra operación desarrollada en Lugo, denominada Tarta Nupcial, con ocho detenidos, permitió descubrir una red que organizaba matrimonios entre extranjeras y nacionales, para darle así una apariencia de total legalidad a las mujeres, una nueva modalidad que no había sido detectada en anteriores investigaciones.

Solemos tener, configurar y necesitar una imagen estereotipada de las prostitutas, en virtud de la cual son víctimas de sí mismas, de la sociedad y de los hombres 14 , unas perdedoras, unas desventuradas de quienes compadecerse.

Pero esta imagen es eso: De hecho, Carla, como otras prostitutas, no se amolda a ese tópico: Evidentemente he sufrido por las dificultades de la vida, pero como todos.

No quiero ser víctima de estos sufrimientos: Para ella la prostitución es un medio para alcanzar y mantener su libertad, su autonomía, su independencia. Es un medio que le permite eludir el papel tradicional de esposa y madre, así como su dependencia económica con respecto a un varón.

Esta falta de amoldamiento al estereotipo conturba a los prejuiciadores. Por otra parte, su realidad y sus posiciones con respecto a la prostitución resultan opuestas y provocadoras con respecto a la concepción que muchas feministas tenían de la prostitución y a sus posicionamientos sobre ésta.

Las feministas tenían de las prostitutas la imagen de unas mujeres excluidas y malhadadas, que se han visto forzadas por las circunstancias a ejercer la vil prostitución, de quienes esperaban que entonasen un mea culpa por vender su cuerpo a los hombres, que se mostrasen arrepentidas por lo que hacían y que quisieran dejar de hacerlo.

Pero Carla, Pia y muchas otras prostitutas desbaratan esta imagen: Las feministas no aceptaban esta posición: Elegí hacerlo, nadie me ha obligado, me gusta, quiero seguir haciéndolo porque es un oficio que me va bien Carla ni muestra arrepentimiento por trabajar de puta ni quiere ser redimida por ello.

No se presenta como víctima y el trabajo sexual que desempeña para vivir lo hace porque quiere, en la misma medida o con los mismos condicionamientos en su elección que pueden tener otras muchas personas a la hora de conseguir un trabajo con el que ganarse la vida.

El libro de Carla Corso y Sandra Landi escandaliza porque problematiza los estereotipos que discursos de uno u otro tipo, tanto moralistas como feministas, han establecido sobre el mundo de la prostitución. Carla no nos presenta la historia de una mujer marginal e infeliz, apenada por lo que hace, sino que se presenta como una mujer que ha escogido lo que hace y que, gracias a los recursos que su trabajo le proporciona, vive felizmente, disfruta de la vida.

No quiero concluir el presente texto sin antes disipar tres posibles malentendidos que hubiesen podido suscitarse a tenor de lo dicho hasta aquí. Carla se sabe, de hecho, diferente y, como ella misma recoge en su relato, hay muchos tipos de prostitución 16 recordar esta diversidad es, en parte, una de las intenciones del presente texto.

Carla reconoce no ser representativa de cómo son, qué desean y qué hacen muchas prostitutas; se reconoce diferente de las otras prostitutas, quienes también la ven a ella como distinta De hecho, Carla también padece y nos relata los aspectos negativos de su experiencia prostitucional, la violencia sobre todo.

Nos narra sus males, lacras y peligros. Señala que lo peor del ejercicio de la prostitución no es la venta del cuerpo y la supuesta enajenación que ello conllevaría. Otro aspecto especialmente desagradable de la prostitución es el desprecio social con que se trata a las prostitutas. Lo que a éstas les impide relacionarse con cierta normalidad con personas conocidos, amigos, etc. Son los otros quienes, en gran parte, obliteran a las prostitutas las posibilidades de vínculo social y no ellas mismas.

Lo que en parte me ha interesado ha sido mostrar, también en los modos prostitucionales, las capacidades de lucha de las mujeres, mostrarlas como sujetos activos capaces, dentro de sus condicionamientos y posibilidades sociales, de luchar por su libertad. La vida de Carla es sobre todo la historia de una conquista de libertad y de una negativa a renunciar a lo que se desea y a asumir las renuncias que la asunción de los papeles femeninos heterónomos conllevan.

Libertad que se conquista muchas veces contra las cadenas que, de uno u otro modo, los hombres su padre, sus patronos, los proxenetas, sus clientes, etc. En esta línea, pueden leerse en castellano y resultan asequibles, entre otros: La invasión de los instintos vegetativos y de las bajas pasiones es tal que las facultades superiores terminan embruteciéndose.

Confunden lo verdadero con lo falso, lo malo con lo bueno, lo bello con lo monstruoso. En la prostituta activa no cabe hablar de generosidad en sentido propio, sino de degeneración caracterial. Es pesimista, fatalista, supersticiosa y vive de mitos novelescos alimentados por una imaginación a veces desequilibrada.

Entre su padre y su madre existía una relación de amor-odio y de víctima-verdugo. Ahora, sin embargo, estaba casada con un hombre bien y completamente normal, pero ella no soportaba la vida normal, la cotidianidad digamos.

No tenía ninguna necesidad de prostituirse. Se prostituía para salir, para ser libre, para vivir en los hoteles, para vivir al día Follaba gratis sólo con los americanos negros. Iba frecuentemente a las bases militares americanas para conocer gente nueva, para socializar.

Eran mujeres como yo, sólo que hacían otro trabajo. Yo también tenía esa posibilidad: Estaba rígida, y la cosa terminó en treinta segundos: Él me dio el dinero, y después volvió a buscarme, pero no a follar, no; me trajo un regalo Descubrí cómo estaba hecho mi cuerpo. Era una cosa estupenda. Descubrí que, hasta ese momento, los hombres se habían limitado a usar mi cuerpo. Así que comencé a decidir. No se tiene la posibilidad de filtrar a los clientes, muchas llamadas no se concretan en citas las realizan por curiosidad o para insultar, se cambia de idea y no se acude a la cita concertada , hay que estar pendiente del teléfono, se producen llamadas intempestivas.

Hacer que el cliente eyacule antes de follar: Apenas llegan, los tienes que masturbar un poquito para que tengan una erección. Haces que se corra así. Él no tiene que saber que lo has hecho a propósito para que llegue al orgasmo. Bueno, hago un poco de teatro, y ellos se convencen, se quedan convencidos de que han tenido una relación anal.

Pagan bien y yo les engaño. Quiero poder comer bien, dormir cómoda, pagar a la mujer de la limpieza, tener un bonito coche, joyas, viajar. Después sólo tienes que salir dos horas y siempre consigues juntar algo. No tienes que esperar a final de mes, no tienes que esperar a que te acaben de pagar, es un dinero que tienes antes, antes de trabajar, y lo puedes ganar cuando quieras, por la mañana, por la tarde, a cualquier hora del día.

Así que, pongamos que tenga cien mil, las gasto tranquilamente, porque sé que aunque sean las doce de la noche Sobre los mecanismos y procesos de victimización de la prostituta, resulta de interés consultar James Posteriormente, en los años setenta con Priscilla Alexander y durante los años ochenta con Gail Pheterson véase, por ejemplo, El prisma de la prostitución , algunos sectores del movimiento feminista reorientaron sus planteamientos.

Distingue distintas formas o modalidades de prostitución, condiciones y realidades muy diferentes, algunas opuestas entre sí: Se trata de mujeres que sufren violencia y la mayoría no han elegido trabajar en la prostitución, sino que han sido engañadas y traídas aquí con la promesa de un trabajo.

Con lucidez, Carla señala como muchos de los problemas de las inmigrantes prostitutas derivan de la legislación de extranjería existente. No obstante, también se avergonzaba por avergonzarse de esto. Consistiría este prejuicio en considerar a la prostituta como un personaje transgresor y revolucionario, que desarrolla formas de vida alternativas y emancipatorias a las alienaciones del orden establecido la teórica feminista Judith Belladona ha sustentado tesis en esta línea.

Esto es algo en lo que coinciden también otras prostitutas en sus testimonios y relatos; véase, por ejemplo, De Paula Misère sexuelle et prostitution 19e siècle.

prostitutas inmigrantes putas trabajando Las mujeres en contexto de prostitución en los medios: No quiero concluir el presente texto sin antes disipar tres posibles malentendidos que hubiesen podido suscitarse a tenor de lo dicho hasta aquí. No tenía ninguna necesidad de prostituirse. Me gustaría romper la barrera que divide a las mujeres en buenas y malas, en putas y no putas. Para mí eran personas vencedoras, ni víctimas ni mujeres que hay que exorcizar.

0 thoughts on “Prostitutas inmigrantes putas trabajando

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *