LATEST NEWS

Prostitucio prostitutas puticlub

prostitucio prostitutas puticlub

Las violaciones siguieron y como ya era una puta mi "no" no valía. Antes tampoco había servido de nada, pero ahora mucho menos. Aprendí que resistirme era peor y que lo mejor era quedarme quieta y no rechistar. Y así quiero que sea". A partir de ese momento mis agresores y yo empezamos a comportarnos como colegas.

A los 17 años y medio me acostaba con facilidad con cualquier hombre que se me cruzara en el camino. Después de una mirada de arriba hasta abajo y viceversa, el proxeneta decidió "darme la oportunidad" y el chico se llevó euros.

Durante medio año permanecí en un piso hasta cumplir la mayoría de edad. Una vez cumplida la mayoría de edad me sacaron el pasaporte y viajé a España. Llegamos a un pueblo de Alicante, Guardamar del Segura, donde tenían alquilado un piso.

Un taxi nos llevaba por las tardes y nos traía cada madrugada a un pequeño club de carretera, a unos 6 km de distancia. Mi primera noche allí fue horrorosa. Por mucho que me hubiese acostado con un montón de hombres, aquello era diferente.

Teníamos que competir entre nosotras y ganarnos al cliente en dos minutos. Lloré mucho aquella primera noche. A los clientes no les importaba mucho; a ratos pensé que incluso les gustaba. Aquello no era justo.

En el taxi mi corazón empezó a latir muy fuerte mientras mi mente pensaba: Le pedí ayuda a tres clientes y uno accedió y me llevó a Torrevieja. A otro club de Alicante. Me vi totalmente colapsada, sin un motivo o un objetivo que me diese fuerzas para aguantar todo aquello. Todo cambió un día que llamé a un amigo de Rumanía y me dijo que quería venir a España, trabajar y tener una buena vida, formar una familia.

Eso me motivó mucho. Alquilé un piso cerca de Burgos, lo preparé con mucho mimo, hice la compra y preparé la comida. Estaba muy, muy feliz porque lo había conseguido. El chico vino a España, se convirtió en mi novio y todo era perfecto. Hasta que me di cuenta de que yo no conseguía trabajo, que el dinero se acababa y él no se esforzaba en buscar trabajo.

Mi sueño se terminaba. Mi loverboy así se llama a una categoría de chulo decía que era muy injusto y que él sufría mucho también, pero que no quedaba otra, que tenía que volver al club.

Que "yo, por lo menos, tenía esa oportunidad de ganarme la vida". Y así volví de nuevo a los clubes, con un dolor tremendo. Me dolía el cuerpo, la mente y el alma, pero no quedaba otra. Empecé a acostumbrarme al sufrimiento y a la violencia, empecé a no pensar para no sentir.

Muchos, miles de hombres paran todas las noches en los clubes y beben y tienen sexo a cambio de dinero. Cada día cruzan la frontera centenares de franceses para ir con prostitutas sin temor a ser multados. Los fines de semana, incluso, llegan autocares organizados, igual que viajes del Imserso.

Acaban de cumplirse cinco años de la colocación de un coche bomba en la puerta del Paradise, ese puticlub cuya foto ilustra La Jonquera en Google. Cada año mueve cientos de millones de euros.

Una prostituta conversa con un mosso d'esquadra en La Jonquera. Ni rastro de la española. En las calles, sin embargo, ahora reina el mestizaje: La prostitución tiene bastante que ver con esta nueva fisonomía. Ni rastro de la española Foto: Para entender por qué La Jonquera es algo así como el paraíso de la prostitución para los franceses, hay que valorar varios factores. Eso ha provocado que históricamente haya sido considerada una de las capitales europeas del contrabando.

Nadie controla el paso desde , cuando se suprimieron las fronteras. Los franceses siguen viniendo a hacer sus comprar a este lado de la raya.

Control fronterizo de la Policía Nacional, abandonado desde Foto: Un ejemplo es el tabaco. Un paquete de Marlboro en Francia cuesta 7 euros. En España no llega a 5. Lo mismo pasa con los hipermercados y grandes almacenes. Los franceses llegan, cargan, pagan y se van. Como en la época del contrabando, pero sin controles en la frontera. La Jonquera es un nudo de transportes y la principal vía de acceso a España. El lugar en el que circulan y pernoctan la mayor parte de los camiones que van o vuelven de Europa.

El sector del transporte, aunque suene a tópico, siempre ha sido el principal consumidor de sexo en ruta. Ahora se ha socializado. Los viernes es habitual ver a grandes grupos de franceses de excursión en los burdeles fronterizos.

Y es que el fenómeno de la prostitución en La Jonquera es tan vasto, que hasta en Estados Unidos le prestan atención y le dedican reportajes. La oferta en España es casi inacabable. Y si el consumidor principal es francés El dato del censo de 3. Sobre todo en verano, la época fuerte de la prostitución en la comarca. Es ahí cuando se llena la zona de meretrices buscando hacer el agosto.

Tanto el municipio como los pueblos aledaños, Tanto los grandes lupanares como la carretera nacional N-II. Fachada principal del club Paradise con los coches de los clientes aparcados delante. Este verano han atendido a Y es muy peligroso.

Me preguntas si la prostitución en esta zona provoca muchos incidentes en materia de agresiones… y lo malo es que no lo sabemos, porque es imposible tener un control; estas chicas sólo existen para sus proxenetas.

Estrangulaba a sus víctimas mientras mantenían relaciones sexuales con él en la cabina de su camión cisterna. A tres de ellas las mató en Cataluña y a dos en el sur de Francia. Sucedió en y se supo de sus atrocidades porque reincidió en numerosas ocasiones.

Si se hubiera limitado a matar a una o dos mujeres, tal vez nadie se hubiese enterado. Las prostitutas de carretera en La Jonquera es la opción low-cost. Un servicio en un burdel no baja de los 75 euros. En la calle puede obtenerse por El cliente tiene la posibilidad de llevarse a la chica retenida contra su voluntad, cosa que no sucede en los burdeles.

Para evitar la proliferación de este tipo de prostitución, el Ayuntamiento tomó medidas en Colgaba sus nombres, vía edicto, en el tablón de anuncios del Consistorio. Ni siquiera así se logró reducir.

prostitucio prostitutas puticlub Estas organizaciones criminales tienen como objetivo mujeres de países con dificultades económicas como Brasil, Paraguay, Nigeria, Rumanía y China. Unas versiones hablaban de un infarto. Ahora veo a los clientes desde fuera, veo sus vidas, sus realidades. Aquello no era justo. Llegamos a un pueblo de Alicante, Guardamar del Segura, donde tenían alquilado un piso.

0 thoughts on “Prostitucio prostitutas puticlub

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *