LATEST NEWS

Mi familia de cinco foto de putas

mi familia de cinco foto de putas

Y Juliana, otra de las chicas del Santa Fe, lo enuncia de forma muy cruda: Como si no culiaran. Laura coincide en la existencia de ese escenario potencial: Es solo ponerse una cita y ya, que pase lo que sea. Para las prostitutas con las que hablamos, no es tan así. Las rutas que encaminan a las personas hacia el trabajo sexual son diversas. De esa diferencia parten muchas de las inconformidades. Como si estuviéramos enfermas, como si tuviéramos dislocada la vagina.

Silvana afirmó algo parecido: Esto es un trabajo igualito a los otros. Pero el debate no es tan sencillo. Sobre la prostitución se cruzan tensiones históricas, culturales, jurídicas y, sobre todo, morales, que la ubican en una zona gris. Las violencias sobre las trabajadoras sexuales son reales y los estigmas alrededor de su oficio siguen trayendo consecuencias funestas ataques verbales, físicos, asesinatos, desapariciones.

La pregunta sobre cómo regular el trabajo sexual, que es legal, sin abrir espacios para que la explotación sexual o las violencias se cuelen en el camino sigue abierta. Luz y Josefa piensan que la solución es que las garantías laborales y de seguridad para las prostitutas sean como las de cualquier otro oficio.

Ya en su casa, nos encerramos en su cuarto a hacer los deberes, eso creía su madre porque la verdad es que pasamos una tarde de sexo. La curiosidad y la tentación eran muy fuertes, así que le dije que estaba de acuerdo y a la hora de la cena, le comentamos a mi tía que dormiríamos en el cuarto de mi prima, con el pretexto de que queríamos ver la televisión.

Llegada la hora convenida, nos despedimos y fuimos directo al cuarto de mi prima, prendimos la tele, nos acostamos y a esperar que mis tíos se durmieran. Aguardamos varias horas, y ya entrada la noche, apagamos la luz, dejamos el televisor prendido por si se paraban escucharan el ruido, y también para que nos alumbrara un poco en la penumbra del cuarto. La prima se quito la ropa interior y me dijo que hiciera lo mismo, nos quedamos solo con la bata de dormir.

Luego ella comienza a masturbarse y me dice. Después de estarla lamiendo un rato, ella tomo la iniciativa y comenzó a guiarme y me decía: Luego nos acostamos y nos metimos mano mutuamente, ella me masturbaba y yo a ella.

Ya después de allí, quedamos pegadas como ventosas. Yo esta al punto del orgasmo, cuando mi prima, para y me dice que era hora de enseñarme algo nuevo. Se para, va al closet, revisa en las gavetas y saca una perinola junto con una de las cremas para el cuerpo. Esta es bastante parecida a la que tenía mi prima.

La parte del cabo por donde se sujeta, tenía el grosor del palo de una escoba, o bastante parecido, ya que este era una perinola de tamaño grande. Coloco las almohadas una sobre la otra y me dice. La obedezco, me coloco como me indico y luego ella retira la bata y deja mi pompis descubierto.

En ese momento, muy nerviosa le digo. Empezó a frotarme la crema en el esfínter con el cabo de la perinola y luego cuando yo esperaba que sería solo eso… ZAZZ, me la mete por el culo. El dolor fue leve, pensé que dolería mas, pero no se… tal vez mi culo, ya estaba adaptado pare recibir vergas, esto entro sin dificultad y después de un par de segundos, ya no me dolía.

Comencé a sentir un cosquilleo extraño en mi esfínter que recorría mi columna y mi mano instintivamente, se fue directo a mi botoncito. Me estaba pajeando rico mientras mi prima desvirgaba por el culo y la verdad lo estaba disfrutando. Mi prima al sentir que ya estaba relajada y entregada.

Estaba que me derretía de placer, mi prima me daba besos en las nalgas y las estrujaba mientras me cogía. Yo ahogaba mis gritos de placer en la almohada y me vino. Todo el conjunto de sensaciones me estaban desarticulando, no pude soportar el peso de mi cuerpo y caí como una muñeca de trapo sobre la cama.

Mientras me recuperaba de esa acabada tan sublime, mi prima se recostó en la cama y se introdujo la perinola en el culo mientras se masturbaba. La observo, me acerco y ella me dice. Me acomodo mejor y comencé a chuparle el coño, ella me toma por una pierna y me hala.

Entiendo lo que quiere y me subo a horcajadas sobre ella, quedamos en un perfecto sesenta y nueve. Mientras nos comíamos el coño mutuamente, yo le daba por el culo con la madera y ella metía un dedo en el mío. Nos retorcíamos de gusto una encima de la otra, cuando vino a mi mente, lo que hacía con mi hermano. Me imagine que en vez de ese dedo en mi culo, fuese la verga de mi hermano que me estaba penetrando. Mi prima no tuvo diferente resultado y acabo en mi boca como lo había hecho yo, después del orgasmo.

Seguíamos lamiendo y limpiando nuestros flujos. Para mí, era la primera vez que tenía tantos orgasmos seguidos y me entro una modorra intensa, se serraban mis ojos y sin darme cuenta, me quede dormida del cansancio.

Me pareció que la perinola entraba en su cuca y se perdía en su interior. Cuando me moví para asegurarme de lo que estaba viendo, ella vio hacia donde yo estaba y se saco la perinola. Las horas de sexo que pase con mi prima compensaron muy bien la ausencia de él.

Llegada la hora de irme a mi casa, la prima me hizo un regalo. Una la tome sin reparo pero tuve especial interés en llevarme la de la catira con el vergon del negro clavado por el culo. Todo transcurrió normal, durante los siguientes días, estuve en las mismas con mi hermano pero no pasaba a mas, tenía la idea de que lo que paso con mi prima quedaría entre las dos y solo con ella llegaría hasta esa situación, pero no me imaginaba la vuelta que daría el destino.

Pasado unos meses, había un revuelo en casa, murmullo entre los adultos y caras largas o de molestia. Secreteaderas iban y venían, hasta que mi madre me llama aparte a su cuarto, cierra la puerta y comienza a hacerme preguntas sobre el esposo de mi tía, el papa de mi prima. El lio fue de pronóstico aunque no sé cómo se resolvió. Mi tío se fue de la casa, y por supuesto que a mí me fue prohibido el pasar las vacaciones en casa de mi prima después de ese acontecimiento. Hoy día pienso que mi tía estaba al tanto de todo, primero por los lugares que nos disponía en la cama a la hora de dormir y porque me resulta increíble que ella no sintiera los movimientos de mi tío, a la hora de los toqueteos que me practicaba.

Nunca lo pude corroborar pero estoy segura que ella era su cómplice. Con mi prima, había abierto una puerta al placer que aunque en algunas ocasiones pensaba en cerrarla, me era imposible desistirme a ese vicio.

No sé cómo escapé del prostíbulo de Argentina dónde me prostituían, de verdad que no lo sé. Supongo que me atreví a decir "no". Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza. El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece….

Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío. Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso.

Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda. Los que van de putas son "prostituidores".

: Mi familia de cinco foto de putas

FOTOS DE PROSTITUTAS GORDAS TRAFICO DE MUJERES ONLINE LATINO 956
ESCUELA PROSTITUTAS PROSTITUTAS FOLLANDO EN LA CALLE Prostitutas lujo valencia trafico de mujeres wikipedia
PROSTITUTAS DE ZARAGOZA PROSTITUTAS EN EL EJIDO 639
Mi familia de cinco foto de putas Prostitutas eslovacas sinónimos de servicios
PROSTITUTAS ENCARCELADAS VIDEOS DE PROSTITUTAS DESNUDAS Prostitutas gran via muniain prostitutas
Ellos dormían en una trilítera y yo en una pequeña cama individual. Le digo, le quito la mano del coño y le paso la lengua. Lo sabe Cristina, que ejerce su trabajo de forma itinerante en diversos puntos de Prostitutas mostoles porcentaje prostitutas sida Para las prostitutas con las que hablamos, no es tan así. Esta amiga es paisana aunque no somos de la misma ciudad ella es de Venezuela al igual que yo. Empezando por tu cuerpo.

Los mecanismos de control sobre todas las actividades sexuales que multaría la ley, de ser aprobada, todavía son inciertos. Sino que van a decir: Lo sabe Cristina, que ejerce su trabajo de forma itinerante en diversos puntos de Chapinero: Y Juliana, otra de las chicas del Santa Fe, lo enuncia de forma muy cruda: Como si no culiaran. Laura coincide en la existencia de ese escenario potencial: Es solo ponerse una cita y ya, que pase lo que sea. Para las prostitutas con las que hablamos, no es tan así.

Las rutas que encaminan a las personas hacia el trabajo sexual son diversas. De esa diferencia parten muchas de las inconformidades. Como si estuviéramos enfermas, como si tuviéramos dislocada la vagina. Silvana afirmó algo parecido: Esto es un trabajo igualito a los otros. Pero el debate no es tan sencillo. Sobre la prostitución se cruzan tensiones históricas, culturales, jurídicas y, sobre todo, morales, que la ubican en una zona gris.

Mi hermano creo se asustó por mis sacudidas y se retiró a su cama. A la hora de bañarme, comencé a hacerlo sola, dejaba a mis hermanas fuera del baño y me abandonaba a las sensaciones pecaminosas que salían de mi entrepierna al frotar mis muslos.

Tuve que esperar bastante a que todos mis hermanos se quedaran dormidos aunque yo coloque mi cara contra la pared y me quede dormida en la espera. Ahora sí, me despertó el movimiento de mi hermano, supongo que él, estando al tanto de que yo sabía lo que hacía, no le preocupaba moverse con cautela para no despertarme. Se metió bajo mi cobija se pegó a mí y comenzó a restregarse. Pero en fin, como pude con una mano separe mis nalgas y coloque el miembro de mi hermano exactamente como lo hizo mi tío.

Mi hermano se aferró a mis caderas y comenzamos con nuestro juego, el oprimía y aflojaba su glande contra mi culo mientras yo apretaba mis piernas buscado ese placer tan rico que se escondía en mi cuerpo. Era como esperar a un gran amigo y sentirse dichosa y feliz al verlo llegar. Estoy muy segura que esa forma en que acabamos la disfrutamos los dos por igual. Estoy tan segura, ya que mi hermano esa noche me lo hizo dos veces y ya luego cuando él se pasaba a mi cama, el mismo bajaba mis pantalones y colocaba su pene en mi culo mientras yo empujaba mi pompis hacia él, para facilitarle la operación.

Tenía cumplido los diez años y unos meses, cuando llegaron las vacaciones, lugar fijo, la casa de mi tía. Ellos nos llevaban a distintos lugares, la playa, el parque, el cine o cualquier lugar de disfrute. Como tenían una sola hija, era la mejor forma para que yo disfrutara con mi prima las vacaciones, igual mi padre no podía salir con todos y éramos repartidos con distintos familiares en las vacaciones.

Pero aunque parezca increíble, yo solo estaba esperando la hora de dormir para sentir a mi tío mojar mi culito. Llego la hora esperada y yo dispuesta a disfrutar de mi regalo. Entonces comenzó todo, mi tío empezó con las caricias luego coloco su pene en mi culito y el ritual, apretar y aflojar su verga contra mi esfínter. Mientras me reponía entre cortos jadeos, siento las manos de mi tío de nuevo en mi culo.

Pero ahora era algo distinto. Comenzó a meter sus dedos en mi culito. En un principio sentí extraño pero el sacaba el dedo y lo volvía a meter, lo pasaba por mis nalgas y lo metía de nuevo, luego entendí, que él estaba tomando su semen y con los dedos lo estaba metiendo en mi culo.

La verdad es que luego de estarme metiendo los dedos un rato en el culo, me empezó a gustar la sensación y lo deje hacer. Apreté de nuevo mis piernas y disfrute de otro orgasmo mientras me cogía por el culo con sus dedos. La historia se repitió tres días seguidos. Nos vamos a su cuarto ella levanta el colchón y saco unas revistas. En un principio me pareció algo surreal, estas revistas eran de mujeres y hombres teniendo sexo.

En un momento dado ella se quitó sus pantalones, se subió sobre la cama y comenzó a meterse la mano en su coño, yo no lo sabía aun pero ella se estaba masturbando viendo las fotos. Aunque ya me había masturbado, era la primera vez que veía esa forma de hacerlo, yo lo descubrí por casualidad y era la que usaba pero nunca me paso tocarme hay, me parecía pecaminoso. Me hizo quitar el pantalón y me explico cómo hacerlo.

Comencé a hacer el trabajo y la verdad que mi prima sabía lo que hacía, me enseñaba las fotos y podía ver mientras me pajeaba a esas mujeres penetradas o con grandes vergas en sus bocas. Esta imagen en especial me hizo sentir algo extraño en mi esfínter y acabe como nunca lo había hecho en mis once añitos. Este contacto me hizo dar un salto y Salí de mi asombro. Y acto seguido pego su boca en mi vagina y comenzó a succionar, me lamia toda, me chupaba y me volvía a lamer.

Si el orgasmo anterior me pareció sublime, lo que sentía ahora era celestial. Me dijo y luego procedió a explicarme como me iba a colocar para que le comiera el coño. Mi tía había llegado y estaba hablando con la vecina. Atinamos a guardar todo y nos colocamos sobre la cama jugando como dos inocentes niñas, al momento que entro mi tía para decirnos que ya preparaba la comida. Le pregunte a mi prima, tenía mucha curiosidad por cómo se masturbaba y luego cuando me dio la mamada, fue genial, se sentía que sabía mucho de lo que hacía y me decía.

Empezamos a dibujar cosas en los cuadernos mientras mi prima me contaba en voz baja, de donde había adquirido tanta experiencia. Vi algunas compañeras de clases, pero también había niñas de otros salones. Ella en un principio se asustaba y sentía nervios por lo que le hacia su tío, pero después que se convirtió en una rutina habitual. Fue perdiendo el miedo y se dio cuenta que disfrutaba mucho lo que su tío le hacía, incluso comenzó ella a buscarlo cada vez que estaban solos para que la penetrara.

Así la convirtió en una experta en el sexo y ella disfrutaba con eso. En una parte de la historia ella levanto su falda escolar, bajo sus pantaletas e introdujo un par de dedos en su vaginita para que viéramos que estaba totalmente desflorada. Luego se formo un revuelo en la entrada del baño y era una de las mujeres de limpieza, así que la niña se acomodo toda la ropa de prisa y salimos disparas del baño.

Le dije que sí, pero primero teníamos que avisarle a mi mama. Entonces decidimos que sería al día siguiente y así yo le avisaría a mi mama con tiempo.

Ya en su casa, nos encerramos en su cuarto a hacer los deberes, eso creía su madre porque la verdad es que pasamos una tarde de sexo. Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza.

El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece…. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual.

Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío. Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda.

Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta".

0 thoughts on “Mi familia de cinco foto de putas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *